¿PORQUÉ CATOLICISMO?

 

© 1994 Rev. T. G. Morrow - Con permiso Eclesiástico

 

Cada año centenares de católicos son inducidos a dudar de su fe porque desconocen la base bíblica de ella. ¿Cuál es la base biblica de nuestra fe? ¿Por qué somos católicos?


La Primera razón para ser católico es Jesucristo.


¿QUIÉN FUE, QUIÉN ES JESUCRISTO?


Jesús de Nazareth es el único fundador de una religión y quien fue pre-anunciado centenares de años antes de su nacimiento. En Isaias 53, escrito varias centurias antes de Cristo, leemos:


(v5) ...él fue traspasado por nuestras ofensas, aplastado por nuestros pecados. Sobre el cayó el castigo que nos purífica.


(v12)... Por eso le dará un lugar entre los grandes y repartirá los despojos con los poderosos. Porque se entregó a sí mismo a la muerte y fue contado entre los malvados; y cargará con los pecados de muchos y obtendrá perdón por sus ofensas.


También vease Isaías 49:1-7; 50:4-11 y el resto de Isaías 53.

 

En el Salmo 22, escrito por allá en el año 980 antes de Cristo, encontramos lo que se puede considerar como testigo ocular de la crucifixión de Jesús (cuyas palabras iniciales son citadas en Mateo 27:46):


Dios mío, Dios mío, por qué me has abandonado... Todos los que me ven se burlan de mí... "Confió en el Señor, pues que El lo líbre." Han atravesado sus manos y sus pies; puedo contar todos mis huesos... Entre ellos dividieron mis vestidos y echaron a la suerte mi ropa...


Además Jesús es la única persona que predijo y realizó su resurrección de entre los muertos. ¿Pero pudieron acaso los apóstoles inventar la resurrección? De ninguna manera. Los apóstoles que claramente eran escépticos tercos difícilmente hubieran sufrido martirio (Solo San Juan no murió martir) por una religión fundada en fraude.


Así, pues, Jesús fue enviado por Dios. Pero había en El más que eso. Infinitamente más. El dijo en clarísima manera semítica (es decir, indirectamente) que El era Dios. En Marcos 2:5 perdonó pecados por su propia autoridad. Los judíos sabían bien lo que El estaba diciendo con eso y respondieron, ¡"Comete blasfemia! ¿Quién puede perdonar pecados sino sólo Dios?"

 

En Juan 8:53 Jesús dijo: "Antes que Abraham existiera, yo existo." Ese "Yo Existo," "Yo Soy" es el mismo nombre que usó cuando envió a Moisés a decir a los israelitas: "Yo soy" me envía a ustedes" (Ex 3:14). Así pues, Jesús no sólo estaba diciendo que pre-existió, aun antes que Abraham viviera casi 2000 años antes que El, sino que estaba diciendo que El, Jesús, era "Yo soy", o sea Dios. Esta vez también los judíos sabían lo que Jesús estaba diciendo: ellos recogieron piedras para arrojarle. Ser apedreado era el castigo por tamaña blasfemia. Finalmente en Juan 10:30 Jesús dijo: "El Padre y yo somos uno." Y de nuevo al oir esto los judíos quisieron apedrearlo diciendo: "Tú que eres solamente hombre, estás haciendo Dios de tí mismo."

 

En ninguno de estos tres casos esquivó Jesucristo la molestia de decirles que no era Dios. El sabía qué estaba diciendo, lo mismo que los judíos.

 

Pero se podría preguntar acerca de pasajes como: "El Padre es mayor que Yo" (Juan 14:28) y en relación con el fin de los tiempos, nadie, ni aun el Hijo sabe el día y la hora, "solamente el Padre" (Marcos 13:32), y en Getsemaní orando al Padre: "pero que no se haga mi voluntad sino la tuya" (Lucas 22:42). Todas estas citas señalan solamente la naturaleza humana de Cristo que estaba unida a su naturaleza divina. Si no hubiese dicho estas cosas, se habría dudado de su naturaleza humana con las referencias a su divinidad. (Todo esto fue discutido al principio de la Iglesia: la divinidad de Cristo fue definida en 325, sus dos naturalezas en 451 A.D.).

 

Así pues, o Jesús fue divino, como claramente lo dijo y por lo cual los judíos lo acusaron de blasfemia, o estaba trastornado, completamente fuera de su juicio. O fue todo lo que dijo, o no fue nada de eso.


¿Y ahora qué decimos acerca de la Iglesia Católica? ¿Es acaso fiel a Cristo y a las Sagradas Escrituras?

 

LA PRESENCIA REAL EN LA EUCARISTÍA

 

Primero, considera la Eucaristía. Cristo dijo:

 

"Yo mismo soy el pan vivo bajado del cielo. Si alguien come de este pan tendrá vida eterna; el pan que yo daré es mi carne para la vida del mundo (Juan 6:51).

 

Como los judíos se resistían (v53), Jesús prosiguió:

 

Os aseguro que si no coméis la carne del Hijo del Hombre ni bebéis su sangre, no tendréis vida en vosotros...porque mi carne es verdadero alímento y mi sangre verdadera bebida (Juan 6:55).

 

Esto los hizo explotar porque para los judíos beber sangre era impensable. Aun el tocar la sangre requería rito de purificación. Todo lo que Jesús tenía que decir en este caso para borrar sus temores era: "No, no, no. Es simplemente un símbolo," pero no lo hizo. Dijo:

 

¿Esto hace vacilar vuestra fe? ...¿Qué tal entonces si vierais al Hijo del Hombre ascender a donde antes estaba? (Juan 6: 61-62).

 

¿Cuál fue el resultado de todo esto? Muchos de sus discípulos lo abandonaron (Juan 6:66).

 

Ahora nos preguntamos, ¿perdería Jesús muchos discípulos por un símbolo de su cuerpo y sangre? Muy difícil creerlo. El sabía que lo que iba a instituir, la sagrada Eucaristía, requeriría una nueva y radical forma de pensar para sus seguidores.

 

¿Pero qué pensar acerca de Juan 6:63?:

 

Es el espíritu el que da vida; la carne es inútil. Las palabras que os he dicho son espíritu y vida.

 

¿Implica esto solamente un símbolo? No. Significa simplemente que Jesús hablaba de algo que no sería visible a los físicos ojos de la carne (apaciguando cualquier acusación de canibalismo) sino sólo espiritualmente, por la fe.

 

Así pues, la Iglesia Católica es fiel a las Escrituras al creer in la presencia real de Cristo en la Eucaristía. Radical pero completamente bíblica.

 

EL SANTO SACRIFICIO DE LA MISA

 

Ahora consideremos la misa. Católicos (y ortodoxos) sostienen que la misa es "primero que todo un sacrificio" Papa Juan Pablo II, 2/24/80).

 

En Mateo 26:26-28 dice Jesús acerca del pan en la última Cena: "Tomad y comed...éste es mi cuerpo" y hablando del cáliz, dice, "Bebed de él, todos vosotros; porque ésta es mi sangre, la sangre de la alianza, que será derramada por muchos para el perdón de los pecados." Entregar el cuerpo y derramar la sangre por el perdón de los pecados son expresiones biblicas que hablan de un verdadero sacrificio. Es el divino, eterno sacrificio de la muerte de Jesús que volvemos a presentar en la misa: "Su cuerpo y sangre están ambos realmente presentes; las especies bajo las cuales él está presente simbolizan la separacion actual de su cuerpo y sangre ...en el Calvario" (Pío XII, Mediator Dei, 11/20/47).

 

También en el Salmo 110, claramente refiriendose al Mesías, Cristo es llamado sacerdote de acuerdo con el orden de Melquisedec (vea también Hebreos 5:5-10). Melquisedec (Gen 14:18) ofreció pan y vino como sacrificio a Dios en celebración de una victoria. Cristo ofrece su cuerpo y sangre bajo la aparíencia de pan y vino como sacrificio a Dios.


Finalmente, en Malaquías 1:10-11 el profeta predice que por doquiera los gentiles traerán incienso y una ofrenda pura de alimento para Dios. La única ofrenda pura sacrificada en toda parte en esta "edad mesiánica" es el cuerpo y sangre de Cristo en la misa.


CONFESIÓN


Jesús dijo a sus discípulos, sus enviados, en Juan 20:23: "Los pecados que perdonareis serán perdonados, los pecados que retuviereis serán retenidos." La Iglesia católica cumple esto perdonando y reteniendo pecados (dependiendo de cada caso) en el sacramento de la Penitencia. Sería imposible retener pecados si la disposición del penitente no es conocida por el sacerdote, que actúa en nombre de Cristo.


EL PAPA


En Mateo 16:18-19 Jesucristo dijo a Pedro "Tú eres piedra y sobre esta piedra edificaré mi iglesia, y los poderes del infierno no prevalecerán contra ella. Te daré las llaves del Reino de los Cíelos. Lo que atares in la tierra será atado en el cielo; lo que desatares en la tierra será desatado en el cielo." Los Católicos creen que Jesús dió estos poderes no personalmente para que terminaran a la muerte de Pedro (a duras penas digno de mencionar si lo hizo) sino en su capacidad de Jefe de su Iglesia. La autoridad de Pedro en la Iglesia fue también establecida en Juan 21:15-17. ¿Acaso Cristo intentó establecer su Iglesia acéfala, sin fuente de unidad doctrinal, sin autoridad para decidir qué libros son los del Nuevo Testamento (lo cual hizo la Iglesia desde el siglo cuarto)? Probablemente no.

 

Asi, pues, al considerar al sucesor de Pedro como su jefe, y fuente central de autoridad doctrinal, la Iglesia Católica se mantiene fiel a la Escritura.


LOS SANTOS


Cristo dijo en Mateo 7:17, 20 "todo árbol sano da fruto sano... por consiguiente por sus frutos los conoceréis." Los frutos de la fe católica son los santos. ¿Acaso alguna otra religión, fuera de la nuestra, ha sido capaz de producir iguales a San Francisco de Asís, Santa Teresa de Avila, San Juan Vianey o Santa Teresa de Lisieux? (Lea esas historias; lo asombrarán). Y si Jeremías y Onías, después de haber muerto, pudieron orar por su pueblo (Macabeos 15:11-16) y los santos ofrecieron "las oraciones del pueblo santo de Dios" delante de Dios (Rev. 5:8), entonces tiene sentido que busquemos la intercesión de los santos.


MARÍA, MADRE DE DIOS


No hay duda de que Jesús vivió perfectamente el cuarto mandamiento: honrar a padre y madre. ¿Si Cristo vive en nosotros como vivió en Pablo (Gálatas 2:20) acaso no debemos venerar la madre de Cristo como El lo hizo especialmente ya que veneración fue ofrecida a los ángeles en Josué 5:14 y Daniel 8:17? - Cuánto más grande que los ángeles es María! La Iglesia Católica honra a María en imitación de su Hijo.


*      *      *


La Iglesia Católica ha tenido sus escándalos como toda Iglesia, pero esas son las heridas en el cuerpo de Cristo, puestas por los pecados de la humanidad. Asombroso es que, a pesar de estas heridas ha continuado activa, y en todos los tiempos ha producido santos.


¿Así, pues, por qué abrazar el Catolicismo? Porque fue fundado por el Hijo de Dios, tiene la Eucaristía y es eminentemente bíblica. Que nadie le convenza a usted de lo contrario.

 

Traducido al Español por Rev. Luis Salcedo.

Folletos de este artículo están disponibles para comprar en nuestra tienda online.

ONLINE STORE

Free Regular Continental USA Mail Shipping!

Bookmark and Share

Support Our Ministry!

Why Donate?


Print Print | Sitemap



Copyright © 2011 Catholic Faith Alive!, Inc. | Site Powered by AMTG Solutions